Opción Libertad: cancelación 100% flexible*

Camping Saint-Malo

En el corazón de Bretaña, frente al océano, se esconde una joya corsaria: Saint-Malo. Le encantará su rico y fascinante pasado, su arquitectura, su centro histórico, su ambiente único y su localización de ensueño frente al mar. En familia o en pareja, ponga rumbo a la ciudad más intrépida de Bretaña: ¡no le decepcionará!

Campings cercanos

4 camping(s) encontrado(s)
¡Nuevo!
Carnac | Bretaña
Disponible del al
Disponible en otras fechas
Reserva no disponible
Camping cerrado en esas fechas
Apertura de las reservas próximamente
A partir de
para noche para noches para noche para noches
noche(s) gratuita(s)
¡Nuevo!
Pléneuf-Val-André | Bretaña
Disponible del al
Disponible en otras fechas
Reserva no disponible
Camping cerrado en esas fechas
Apertura de las reservas próximamente
A partir de
para noche para noches para noche para noches
noche(s) gratuita(s)
Perros-Guirec | Bretaña
Disponible del al
Disponible en otras fechas
Reserva no disponible
Camping cerrado en esas fechas
Apertura de las reservas próximamente
A partir de
para noche para noches para noche para noches
noche(s) gratuita(s)
¡Nuevo!
Genêts | Normandia
Disponible del al
Disponible en otras fechas
Reserva no disponible
Camping cerrado en esas fechas
Apertura de las reservas próximamente
A partir de
para noche para noches para noche para noches
noche(s) gratuita(s)

Saint-Malo, ¡el destino de vacaciones ideal!

Bienvenido a Saint-Malo, la ciudad corsaria repleta de tesoros. Su apodo se debe a que, en el siglo XVI, sirvió efectivamente de refugio para los corsarios. En la actualidad, es una estación balnearia que invita a tomarse su tiempo, una ciudad abierta al mar que suscita deseos de exploración y aventura, un museo al aire libre rebosante de edificios históricos y con un patrimonio único. En otras palabras, es una ciudad de Bretaña que las familias o los enamorados deberían visitar al menos una vez en la vida.

Para descubrir Bretaña y Normandía, no hay nada mejor que nuestros campings Sandaya. Cuentan con todo lo necesario para que sus vacaciones sean un éxito: un espacio acuático donde chapotear y divertirse, alojamientos con todas las comodidades y de todos los tamaños, actividades para todos los gustos y una ubicación geográfica en las regiones turísticas más bellas. ¡Perfectos en todos los sentidos! 

Visite Saint-Malo en familia

Visitar Saint-Malo en familia es, ante todo, maravillarse ante edificios históricos y vestigios de épocas pasadas. Desde las murallas hasta el castillo, pasando por la Casa del Corsario, un palacete que se puede visitar, el viaje en el tiempo para grandes y pequeños promete ser tan fascinante como instructivo. 

El programa de sus vacaciones en familia en Saint-Malo también incluye actividades... ¡bestiales! El minizoo y el gran acuario ofrecerán a sus peques la oportunidad de admirar un montón de animales divertidos. Además, son una alternativa perfecta cuando llueve (algo que a veces sucede en Bretaña...). Y para calentar el cuerpo y el alma, haga una parada en la Rue de Toulouse y pruebe una de las especialidades bretonas: la crepe... ¡con caramelo de mantequilla salada, obviamente! También encontrará muchas tiendas llenas de bonitos recuerdos artesanales para llevarse en la maleta.

Visite Saint-Malo en pareja

Póngase las botas de senderismo y prepárese a descubrir una ruta entre tierra y mar: el Sendero de los Aduaneros. A lo largo de la Côte d’Emeraude, podrá admirar impresionantes panoramas mientras respira aire puro. Es una forma estupenda de combinar la actividad física con el descubrimiento del patrimonio natural de Bretaña o, dicho de otra forma, de combinar lo útil con lo (muy) agradable... En la Gran Playa de Sillon sopla una brisa fresca y iodada, ideal para un paseo romántico en cualquier época del año... así como para la práctica de su actividad náutica preferida: carro a vela, catamarán...

¿Le apetece darle un toque británico a su escapada romántica? Nada tan sencillo como tomar el ferry en dirección de Jersey, la isla anglonormanda. Tras una travesía de apenas 1 h 30, podrá aprovechar su presencia en suelo inglés para visitar al Castillo de Elizabeth y el Museo Marítimo, darse un paseo por las callejuelas de la capital, Saint-Hélier, y (re)descubrir la gastronomía de la isla. 

Camping Saint-Malo: nuestros consejos para una estancia redonda

¿Lo sabía? Jacques Cartier, el navegante y explorador que descubrió Canadá en el siglo XVI, nació en Saint-Malo.

Cada 4 años, la ciudad acoge la Ruta del Ron, una de las regatas de vela más legendarias del mundo, así como la regata Transat Québec/Saint-Malo. ¡Un acontecimiento que no debería perderse si se encuentra cerca de allí!

Frente a la costa de Saint-Malo, el islote de Grand Bé destaca por albergar la tumba del escritor Châteaubriand, natural de la ciudad de Saint-Malo. Se trata de un monumento histórico protegido.

Un lugar insólito para visitar en Saint-Malo: el acantilado de las Rocas Esculpidas. Sus cerca de 300 esculturas fueron creadas por el abate Fouré a lo largo de un período de 15 años a finales del siglo XIX. ¡Extraño, único y fascinante!